Preparar un mailing postal tiene varias partes:

  • base de datos
  • creatividad
  • impresión
  • manipulado
  • envío

BASE DE DATOS: Lo primero que tienes que tener para hacer un mailing postal es la base de datos. Si no dispones de ella, siempre puedes acudir a empresas de venta de bases de datos. Pero si tus clientes son particulares, serán muy difíciles de conseguir debido a las restricciones de la Ley de Protección de Datos de Caracter Personal. Si no dispones de base de datos y ves dificil conseguirla, siempre puedes utilizar un servicio de buzoneo como alternativa.

CREATIVIDAD: Decide si quieres enviar una carta, un díptico, un tarjetón u otro elemento. Una vez decidido, realiza la creatividad: fotos, textos, títulos, ofertas, etc. Recuerda siempre hacer un texto específico para el tipo de cliente de la base de datos que vas a utilizar.

IMPRESIÓN: Una vez terminada la creatividad, ya se puede proceder a la impresión. La imprenta es una de las partes del proceso que más tiempo lleva si vas a hacer algo más elaborado que una carta. Tenlo en cuenta cuando hagas un cálculo de fechas para el mailing.

MANIPULADO: Cuando el material esté ya impreso hay que manipularlo: plegarlo, ensobrarlo, imprimir la dirección…

ENVÍO: el último paso. Ten en cuenta que los tiempos de entrega postal varían según el tipo de servicio utilizado, siendo los más cortos los de la carta.

¿Cuánto cuesta realizar un mailing postal? Puedes ver información sobre precios en nuestra página https://logimail.es/mailing-postal/